lunes, 30 de agosto de 2010

Remover las tripas crea suscriptores


The Economist siempre nos ha sorprendido con su publicidad, gráficamente sencilla, en rojos blancos y últimamente negros... pero ahora ha dado un paso más involucrando al público, no dejándole seguir indiferente, pidiéndole que se posicione en temas muy polémicos, como legalizar las drogas, los diamantes de sangre o el comercio de órganos. La agencia AMV BBDO ha sido la encargada de realizar esta campaña que tiene asegurado el buzz.

5 comentarios:

elena dijo...

Eso que se lo pregunten a Naomi Cambell, la de la sopa. La verdad es que el anuncio está muy cuidado.

Ines dijo...

Si, se hace un poco largo, esperar el desenlace final, yo me esperaba algo detrás, no podía ser dos niños jugando al fútbol y ya está, pero lo de las ametralladoras de porterías me ha sorprendido.

Patri Tezanos dijo...

Jamás pensé que un periódico ocupado en las cosas del capital se preocuparía por estos asuntos. Una sorpresa. Además el anuncio está muy cuidado, me gusta.

Acabo de descubrir tu blog por el link que pusiste en el twitter. Me gusta mucho, buen trabajo! :) Me quedo siguiéndote.

Ines dijo...

Bienvenida Patri, a mí también me gusta tu blog, lo miro de vez en cuando, pero he decidido hacerme seguidora, porque es verdad que hace mucha ilusión tener seguidores con el currazo que es el blog.
Este anuncio es curiosísimo para The Economist, siempre han hecho publicidad bastante creativa, pero meterse en temas tan conflictivos es una decisión bien valiente. Les debe ir fatal, con el bajón de los medios gráficos.

talytil dijo...

Bestial!! no deja indiferente a nadie, el final sorprendente, me esperaba algo sobre la pobreza, el hambre, aunque las dos van ligadas a las metralletas. Si que les debe ir fatal para lanzarse a este tipo de publicidad.

Besos

David

Publicar un comentario