martes, 5 de abril de 2011

Estos bebés nos dan una lección



¿Con los años aprendemos a comunicarnos o desaprendemos?
¿Aprendemos a desarrollar nuestra creatividad o lo desaprendemos?
¿Podemos enseñar a los bebés o debemos aprender de ellos?
¿Hablan sobre calcetines o sobre el sentido de la vida?
La de vueltas que le puedo dar a un vídeo, en vez de símplemente disfrutarlo.
Claramente estos bebés se están comunicando, como lo hacen todos con sus miradas, sus lloros y sus risas. No vienen con un diccionario bebé-padres, padres-bebé, pero enseguida aprendemos a entenderles y ese lenguaje secreto crea grandes vínculos emocionales, vamos unos vínculos que no hay quien se libre de ellos hasta que se van de casa a eso de los 30 años.
Yo espero seguir aprendiendo mucho de mis hijos y poder ayudarles a encontrar el camino para ser felices, que me parece que es lo único importante de la vida.

Vaya post más maternal que me ha salido. Gracias Elena Drake por mostrarme este vídeo.

4 comentarios:

David Martín dijo...

Genial, tierno, educativo, emocional, auténtico, una pasada. De lo mejor que he visto en internet en los últimos años. Me toca la fibra, mi niña lleva un par de meses con esa comunicación que sólo los padres podemos intuir, y que nos llena de emoción cuando nos entendemos.

Gracias a Elena y a tí por el regalo.

Besos

David

Inventia (Rosalía López) dijo...

Dicen que esa misma conversación la tienen esos bebés todas las tardes-noche antes de irse a dormir! Es como si hablaran sobre algo en particular!

Qué caña :)

elena dijo...

De nada, me pareció una pasada, si se lo cuentan todo antes de dormir es como su resumen del día, ¿Que tal te ha ido el día...? Son geniales, no me canso de verlos con su perorata tan dicharachera, su juerga y su no calcetín, vaya personajillos. Son gemelos idénticos supongo que su vínculo desde que eran unas pequeñas células se nota. Cielos, que no se entere Punset, que nos hace un libro entero sobre el tema.

Inés dijo...

Ja, ja, ja. ¡Qué no se entere Punset! Gracias Elena, me pareció digno de un post, son buenísimos y me recordaron mucho a mis hijos de bebés y nuestras conversaciones secretas.

Publicar un comentario